domingo, 23 de marzo de 2008

Por la calle del olvido

>


La inspiración musical de Los Secretos surgió originalmente del AOR norteamericano, y más concretamente del que enraizaba con los country-folk-rock (Neil Young, Jackson Browne, James Taylor...). Después, ya inmersos en plena movida madriñeña, se fueron dejando arrastrar por el power rock que dominaba la escena (con canciones como Déjame, Hoy no, Otra tarde...), al mismo tiempo que se dedicaban a cultivar un cierto espíritu baladístico (No me imagino, Cambio de planes...) lo que les valió -injustamente- el adjetivo de "babosos" (frente a las supuestas "hordas siniestras (o inquietantes)" que representaban grupos como Derribos Arias o Parálisis Permenente. En 1986, Enrique decidió volver a las raíces, al country rock más puro, al estilo Gram Parsons, Poco, Eagles o Byrds (si bien, hay que reconocer que la producción del disco "El primer cruce" se quedó en una cosa a medio camino, que no terminaba de ser ni pop-rock ni country-rock, ni spaghetti-western siquiera, si bien incluía canciones magníficas).

Llegados a este punto, cabe hacer un inciso. Con todos mis respetos para el resto de los miembros que todavía integran la formación (músicos todos ellos de talla excepcional, y algunos- como Álvaro o Jesús- compositores mucho más que estimables), Los Secretos era Enrique Urquijo. No sólo era el autor de la gran mayoría de los temas, sino que era quien decidía la dirección musical de la banda. Cuando decidió lanzar "El primer cruce" fue la discográfica quien -por motivos comerciales- le convenció de que siguiera con el grupo (él estaba decidido a hacer borrón y cuenta nueva), y la misma fundación de Los Problemas tuvo que ver con eso: sus propios planteamientos musicales no tenía ya nada que ver con lo que habían supuesto Los Secretos.

En esta canción, "Por la calle del olvido" (1989) se ve ya claramente cómo las inquietudes musicales de Enqique se van deslindando del pop-rock más comercial que, por ejemplo, presidirá dos años más tarde "Adiós tristeza". El sonido tex mex, José Alfredo Jiménez, Chavela Vargas y hasta María Dolores Pradera (que serán piedras angulares de sus posteriores discos con Los Problemas) aparecen ya aquí con una nitidez asombrosa, en lo que podríamos tomarnos o como prolongaciónn del sonido sureño de discos anteriores ("El primer cruce", sobre todo) o como, simplemente, la desintegración de un grupo y la insatisfacción de un autor que empezaba a estar ya más que harto de ese gran tocomocho que dio en llamarse la Movida o la Nueva Ola, y que lo mismo emparejaba a punkis diletantes como Alaska y los Pegamoides, gamberros sin rumbo fijo como Almodóvar o MacNamara, músicos más o menos serios como los Zombies, niñatos con gracia como Los Nikis o frkis inclasificables como Aviador Dro. Enrique Urquijo, desde luego, era otra cosa: al fin y al cabo, ¿cuántos de la movida sabían qué coño era "Hickory Wind" y quién carajo había sido Chris Hillman?


Ahora que todo acabó y que el tiempo te ha vencido,
y tu amigo te dejó dices que cuentas conmigo.

Como tienes el valor, yo que siempre me he dolido
de recordar lo que fue y lo que pudo haber sido.

Por la calle del olvido vagan tu sombra y la mía,
cada una en una acera por las cosas de la vida.

Por la calle del olvido donde nunca brilla el día,
condenados a una noche tan oscura como fría.

No sabes lo que luché para no soñar contigo
y no quieres entender que por fin lo he conseguido.

Yo estaba dispuesto a todo para tenerte conmigo
hasta hubiera trabajado, y te fuiste con mi amigo.

Por la calle del olvido vagan tu sombra y la mía,
cada una en una acera por las cosas de la vida.

Por la calle del olvido donde nunca brilla el día,
condenados a una noche tan oscura como fría.

6 comentarios:

hawkeye dijo...

Me encanta esta canción!! como la mayoria de ellas!

Yopit dijo...

Gracias por contarnos historias de Los Secretos. Un gran grupo, sin duda.

Enhorabuena por este blog

valjean_1862 dijo...

Gracias por este blog, en serio. Es un gustazo poder disfrutar de las canciones de este gran grupo y conocer la historia que hay detrás de ellas.

Un saludo

Muffin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rafael MR dijo...

No en vano, mis 2 direcciones de email llevan el nombre de esta canción, es mi preferida con diferencia. Es un placer leer y releer tus entradas, uno aprende cosas de Los Secretos que desconocía.

Enhorabuena.

Rafael F B dijo...

Enhorabuena por tu blog. Un trabajo excepcional y con material novedoso. Toda una proeza.
Soy un fan irredento de Enrique desde siempre, y como le he dado muchas vueltas a su obra, debo discrepar contigo en una cosa.
Es cierto, y a la vista está, que Enrique era con mucho el principal actor de Los Secretos. Su talento compositor y su peculiar forma de cantar, hicieron de las canciones de Los Secretos unos clásicos nada más publicarse.
Pero, como suele pasar con otros grandes grupos (Rolling Stones, Queen…), si bien hay un personaje principal, es el conjunto, la enorme calidad de los demás componentes, lo que los eleva de categoría. Y por eso nunca se disuelven.
Con los Problemas, Enrique editó canciones muy buenas. Pero creo que no llegaban al nivel de Los Secretos. Y la prueba es que los temas de Los Secretos que versioneó en esos CDs con Los Problemas, en mi opinión, no llegan ni de lejos al nivel de las originales.
Las composiciones de Enrique siempre fueron geniales, y su interpretación fue mejorando mucho con los años. Pero estas canciones recibían enormes aportaciones de Alvaro y Ramón, que son unos de los mejores músicos españoles. Y el nivel que éstos alcanzaron en la etapa final de Enrique es inmenso.
Creo que Enrique sabía que las guitarras y arreglos de Alvaro y Ramón ponían sus canciones a un nivel inalcanzable, a un nivel que no alcanzarían por sí solas o interpretadas por otros. Y por eso, siempre continuó con ellos en lo musical. Pensó muchas veces en volar en solitario, pero nunca dejó a Los Secretos. Sabía que él era el alma mater, pero también sabía que Alvaro y Ramón no eran sustituibles, y que sin ellos, ni siquiera él podría alcanzar semejante nivel.